viernes, 3 de agosto de 2012

De nuevo, aquí

Cuando abrí el blog al cual pretendo hacer volver del mas allá, recuerdo que fué después de haber finalizado una etapa de mi vida en la cual sentía que debía de hacer algo. Algo fuera de lo que normalmente hacía en esa época, claro el vacio ocupacional era enorme, de pasar horas leyendo y desvelos casi todas las semanas tratando de finalizar el esfuerzo de varios años de universidad; para después no hacer absolutamente nada genera un vació de notables dimensiones.

Al principio decidí escribir algo sobre lo que había pasado leyendo y aprendiendo durante mas de cinco años y que seguramente seguiría leyendo durante toda la vida, sin embargo el experimento no dió resultado (parcialmente), debido a que el objetivo era escapar de la rutina y del exceso de formalismo que la profesión  te impone, por lo que sería como tener la oportunidad de hacerla de Houdini, y encontrar en las palabras que pudiese palmar en este lugar el alivio a la formalidad.

Pero, y ¿Entonces? si no soy poeta, ¿De qué escribir? tampoco soy filósofo como para cuestionarme ¿Porqué del porque?, es entonces cuando pienso en ese momento de nostalgia, o cuando la noche avanza y el sonido del grillo se convierte en una sinfonía, cuando el silencio grita despavorido y estremece la soledad. Entonces sobran las palabras, las frases bien estructuradas; emerge el paisaje recorrido día a día, las historias que contar, el personaje que se sube al transporte colectivo, el llanto de la joven, la paranoia el pensamiento lujurioso, entonces se que tengo algo que contar.


No hay comentarios: